jueves, 27 de septiembre de 2007

La vitta nuova: Tazos

La única regla de los tazos, es que no hay reglas.

De niños eramos hombres y jugábamos tazos. Perder era peor que la muerta ya que quién quiere vivir en la deshonra y con tazos menos. Había gente muy talentosa, muchachos que de un solo golpe podían voltear 3 tazos. Yo no era malo. Era reconocida mi buena habilidad para pellizcar la orilla de un tazo, haciéndolo girar varias veces en el aire. Mi amigo Jorge 'el chupas' Arriaga tenía una técnica interesante que aventaba el tazo de forma vertical, metiéndole efecto, y lograba que los tazos del oponente terminaran boca-arriba mientras que los suyos permanecían igual. Él fue seleccionado por unos años y me parece que jugó contra Karamozovich en el mundial del '99 en Bogota. Yo creo que el momento más grande de mi vida en relación a los tazos fue cuando la final de los juegos panamericanos de tazos en el azteca: el panameño Mauricio Arriaga contra la leyenda mexicana Juan Miguel Almeira. Nunca lo olvidaré. El Azteca estaba hasta el tope pero antes de cada tirada se podía escuchar la respiración de los dos rivales latinos. Era ver dos genios en su cúspide. Arriga venía de ser el campeón volteador en la liga Portugesa con su equipo, los Linces de Lisboa, y Almeira acababa de ganar el campeonato de ligas europeas con los Martillos de Colonia. Ambos tenían un nivel perfecto. Todos creíamos que iba a terminar como empate técnico y que se irían a muerte-rápida (una demanda forzó a la federación a cambiar el nombre), pero de repente se dio un acto divino. Almeira hizo su ahora inmortal jugada 'el gallito' y logró que todas las gargantas del Azteca gritaran en celebración. Lo demás es leyenda. Chabela Vargas escribió la canción 'gallito de oro' en honor a la jugada, Gabriel Zaid escribió su famoso romancero 'Gallo Divino' y todos acudimos al ángel. Yo todavía no creo lo que vi. Pero cuando le preguntaron al tazero mexicano como se le ocurrió la jugada respondió 'Simplemente pasó'. Así son los genios. Pasan.
Yo veo con melancolía mi pasado con los tazos, pero sonrío. Sé que me formaron como persona. En esa arena mítica yo aprendí a ser hombre, a ganar, a perder....a vivir.

(Los tazos de la foto son con los que el Brazileño Carlos Suonihno 'Velenho' Velerno ganó la copa de confederaciónes en 1987)

6 comentarios:

Stevie dijo...

suena como a "the American Dodgeball Association of America". Igual, que cagado.

Nigel with the brie and tonic dijo...

Fabuloso texto! A lo Borges: la ficcion mas verdadera que he leido.
Bravo!!!

ZATARA dijo...

Que bueno que ahora escribes y que ya no te fuiste de profesional de TAZOS

freefreefreeburma dijo...

http://www.freeburmacoalition.org/

Franklin Bluth dijo...

Ah, los Tazoz...

Sana diversion, siempre y cuando Nico "el deslumbreator" no te los robara segundos antes de empezar la apuesta.
Lo bueno es que ese wey ahora tiene otros problemas, como circular por el Viaducto en su Hummer, entre muchos otros.

Saludos
Franklin

"... I'll do it for you"

andrés dijo...

wow, me remontaste a mis años mozos, la verdad el capeonato internacional de hielocos, años despues fue un fraude comparado con los tazos

 
Creative Commons License
No uso acentos por flojo blog is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 2.5 México License.