domingo, 27 de mayo de 2007

Río Arriba, parte III


Al día siguiente todos compartimos nuestra desilusión de los soldados que nos visitaron. Sabíamos que el ejercito estaba formado por hombres fuertes y valientes. Llegamos a la conclusión que a los débiles los mandaban a hacer mandados por todo el país. Algunos estaban tristes por haber perdido a su perro, pero los consolábamos diciéndoles que seguramente cobrarían uno nuevo.
Ese día fue especialmente caluroso, a tal grado que lo primero que hicimos al llegar al río fue meternos en él sin importarnos asustar y alejar a todos los animales cercanos. Como juego, perseguí a mi hermano en dirección contra corriente. A unos metros, entre piedras, encontramos las pieles de los perros amarradas y abandonadas.

2 comentarios:

Nigel with a brie dijo...

Forrester: estas volviendome loc@ con estas entradas. Ya hasta wikipedie tu texto con las palabras vargas llosa.
Estas en verdad jugandole a ser genio? Estoy en el entendido de que estas tres entradas son tuyas. Pero esta tan bien escrito que me entra la duda si esto es la creacion de alguien que se la vive sentado leyendo en la oficina.

Manolo dijo...

uorale... ahora recuerdo cuando me preguntaste:
-sirve la piel de perro para hacer ropa o cubrir? (o algo así)
y yo empecé a debrayar con los simpson y dálmatas y no se que...
luego te pregunté que para qué... ahora veo.
como dicen en mi fac: rifado

 
Creative Commons License
No uso acentos por flojo blog is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 2.5 México License.