viernes, 10 de agosto de 2007

Rouse up!, oh young men


Tomando algo del post de ayer para llegar a otro lado; los eventos precenciados por Vonnegut durante la segunda guerra son un tema en siete libros suyos. Durante el verano leí un libro de un autor cuyo tema recurrente también se basa en un evento de su vida: el nacimiento de un hijo con retraso mental. El autor es Kenzamburo Oe y las cuatro novelas que he leído de él, en tres el personaje principal tiene un hijo con retraso mental (la misma cifra aplica para las novelas cortas). Esto es algo que siempre llega como un peso al personaje, casi una maldición. Como la mayoría de la gente (estoy suponiendo, basandome en lo que leo y escucho) el personaje escapa de la responsabilidad, o por lo menos intenta. En A Silent Cry el personaje va a su pueblo natal junto con su hermano y esposa donde permanecen atrapados durante el invierno. Durante este periodo el hermano menor del personaje comienza a tomar poder del pueblo, entrenando a un grupo de jóvenes que lo toman como líder. Comienzan una campaña contra un coreano (el emperador de los supermercados) que está comprando terrenos en todas las aldeas para instalar negocios. Durante todo este tiempo el personaje principal se encierra en el segundo piso de una granja donde permanece meditando sobre sus abuelos (hermanos también, que vienen siendo la carga histórica), su matrimonio y su hijo. El hijo no está en el pueblo con ellos sino en una guardería en un hospital. Muchas veces concidera abandonarlo. Pero con el paso del tiempo ( y me parece que es el aspecto más autobiográfico de la novela) el padre se da cuenta de que su hijo es lo más humano que le rodea. En su discurso Noble Oe cuenta como de niño se refugiaba en los bosques cercanos a su casa donde leía Tom Sawyer y The Adventures of Nils y que soñaba con vivir las aventuras que leía. En otra novela el personaje debe decidir entre dejar que su hijo muera o permitir que lo operen del cerebro; lo cuál lo salvaría de la muerte pero también lo dejaría con un retraso por el resto de su vida. Oe tuvo que hacer está decisión y, como el personaje, Oe escogió la vida. Su hijo no puede hablar, pero, al escuchar a pájaros cantar toca el piano, creando melodías que responden a las aves. Nunca he escuchado las canciones pero si sé que han sido grabadas. Como en The Adventures of Nils Oe ahora puede, a través de su hijo, hablar la lengua de las aves.

2 comentarios:

andrés dijo...

Que emoción! Soy el primero por fin, creo que nunca había sido el primero (este soy yo dándome un sape). Ya en unas pocas horas estaremos en clase otra vez y tendrás que compartir tu tiempo de lectura recreativa y caca, con la lectura académica (existe eso?) pero yo sigo pensando que lo mas importante de todo es que ya van a estar las pizzas otra vez, o al menos espero que estén, sueño que estén, hoy en mi siesta de después de comer soñé con las pizzas, y su económica y fría cerveza. Por cierto hablando de cerveza barata, la chela belga no estaba mala y estaba muy barata, y los albures y risas fueron gratis.

Nigel with the brie dijo...

Muy bien por esta entrada. Ya no leo libros sino a traves de ti.

 
Creative Commons License
No uso acentos por flojo blog is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 2.5 México License.