martes, 7 de septiembre de 2010

sigo soñanado con sombis (a lot about nothing)

No sé que pueda significar eso, o si tenga que significar algo. La última vez que lo soné me la pasé bien porque le agarré gusto a exterminar a mis seguidores. Tenía ganas de escribir aquí pero ya no sé que más poner. Cito mal pero sigue siendo una cita cuando digo que todo hombre en algún momento se arrepiente de nunca haber estado en una guerra o en altamar, puede que sea verdad hasta cierto punto, puede que explique el éxito de las películas de acción. El alto peligro de muerte en ambos casos tal vez justificaría la idea de que la mejor escuela de lectura es la de Alonso Quijano (pero sin llegar a formar parte de un libro) y también explica el por qué es sano leer La Eneida o Moby-Dick, este último es un libro con demasiados hombres, sobran; la mujer de Ahab es a penas un recuerdo, me pregunto si a ella le hubiera gustado que pasión nupcial estuviera al nivel de la obsesión que el capitán tenía por la ballena, pregunta estúpida porque son personajes y además no te casas con tu obsesión, la cazas y mueren juntos. En un poema de Haroldo de Campos la ballena es la figura femenina de la novela, íren, esta si la cito con libro en mano: 6./ ahab baja el arpón/ el orgasmo de la giganta/ envuelve el cielo/ en la línea del horizonte/ 7./ La sangre de la ballena/ el mar menstruando/ 8./ zozobran velas/ en el tumulto blanco. Está muy bien citado, nada de reclamos, ¿eh? Ahora que lo leo el mar también viene siendo una presencia femenina, por lo menos en el poema, y entonces esos pobres marinero están en su barco con dos ballenas muertas amarradas a cada lado (portside/starboard) navegando entre tanta femininidad...con razón se vuelven locos. Tal vez por eso es muy cansado leer Moby-Dick de golpe en lugar de porciónes calculadas. Yo recomiendo que lo lean así, then again, nunca lo he leído de golpe y en una de ésas la experiencia es mejor, te cansa más y sientes que estás en el maldito barco en la mitad de algún jodido océano que no deja de moverse y el barco va de allá para acá y tienes que todo queda bien amarrado o ajustado porque si no cuando regreses encuentras las cosas desperramadas por todos lados; si dejasta el botecito de tinta encima del escritorio y ni siquiera cerraste bien la tapa vas a regresar a un cuarto con un piso pintado de negro y por tan curioso o cómico que te parezca te vas a dar cuenta que el anéctoda se aseguro de no poder ser anotado en un diario o un cuaderno y luego luego tienes que limpiar el piso o se enoja el capitán y en unos años se te va a olvidar cómo se veía el cuarto y en unos cuantos más ni recordarás la manera en que los eventos florecieron. Imposible no volverse loco en esa nave. Mínimo a Odiseo le rompían la nave y se daba sus vacaciones en tierra firme, o tragedias, pero igual en tierra firme. Aquí maldita agua te hace sentir los diez años de viaje en uno solo, te aburres tanto que escribes ensayos y catálogos sobre las ballenas, te crees biólogo y luego profeta. Puro macho, hasta en el principio hay una escena que algúnos ahora la toman como homosexual, ¿por qué no? uno puede hacer lo que quiera. Me pregúnto si en Pequod también soñaría con sombis, puede que sueñe con que hay miles en el barco y mi única opción, fuera de que me coman o me transforme en uno de ellos, es aventarme al mar, a ese exceso de mujer, y ver qué pasa. No...podría meterme en uno de los cadáveres de las ballenas y esperar a que topemos con un puerto antes de que los tiburones se la coman completa. Malditos tiburones, uno que caza su ballena y estos ¿o estas? que llegan a tragar todo. Una situación parecida tuvo el viejo en el mar. Pero a ese viejo le gustaba el beisbol. Seguro que a Haroldo de Campos le gusta el futbol, su viejo pescador hubiera estado atento a las noticias de la Champions League o algo así. Supongo que está mal suponer que un brasileño siempre va a preferír el futbol, y sé que es imposible que sea así, pero, coñohostia, con esa tradición, esa calidad, las jodidas probabilidades deben estar del lado del futbol. Tan seguro de ello como de que el rock ha muerto. el rocanrol wei. Tan seguro de ello como de que la revolución no será televisada ni twitteada ni blogeada ni aparecerá en facebook o rayada en las paredes de baños públicos. Los dos retratos de abajo los hizo Wyndham Lewis y me parecen algo, en especial el primero. Quería poner una obra suya que es una ilustración de Timon of Athens llamada 'Alcibiades', pero no la encontré con buena calidad. Es algo porque tiene un Vortex como sólo había a principios del siglo veinte, cuando sabían hacerlos.

2 comentarios:

Nigel with the cheese dijo...

Es cuando tus dedos piensan en literatura que este blog me gusta mas.

Saudade dijo...

Yo no he dejado de soñar con zombies (infectados) desde hace un mes... estoy cansada de correr y ver a mi gente morir violentamente. En fin.

¡Que buen post! Fluye igual que el mar, que nunca cambia porque cambia eternamente.

Y sí "Tan seguro de ello como de que la revolución no será televisada ni twitteada ni blogeada ni aparecerá en facebook o rayada en las paredes de baños públicos". Nada más elocuente para describir cómo será la revolución. La revolución vendrá desde el centro de la tierra. Amén.

(Gracias por visitar mi eterna retahila de videos :) así descubrí tus buenos, muy buenos, escritos; ya soy lectora asidua. ¡Nos estamos leyendo!)

 
Creative Commons License
No uso acentos por flojo blog is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 2.5 México License.