jueves, 5 de marzo de 2009

en el sanborn's local

Un par de veces he sido acusado de ser codo. En mi opinión esta acusación, o generalización, no está bien fundamentada, muchas veces depende de mi estado de ánimo. Pero si sí soy codo, hoy fue un buen día para serlo. Me sentía chafa y por ello decidí entrar a mi sanbron’s más cercano en busca de una Guitar World, una revista que compraba con un fervor casi religioso en esa época en que mi mayor placer era practicar diario mis escalas mayores, menores y todo tipo de canciones en la guitarra eléctrica. Quería que me alegrara una vez más, pero no encontré ningún ejemplar. Las revistas en el sanborn’s, para el que no sepa o para recordar, están organizadas de forma temática en libreros; claro, de forma muy general; Guitar World está junto con otras revistas sobre música, pero también con revistas sobre cine y otras que siempre tienen un fondo rosa con a los jonas brothers y otros tipos (mi amigo Zack incuído) en la portada. Todo esto lo mencionó porque después del fail de no encontrar la revista sobre guitarras busqué una en la que ahora Heriberto Yépez (autor mexicano cuyo blog, Hache, recomendé hace unas semanas) tiene una columna. Eso me llevo a moverme a otro librero-sanborns en el cual se encuentran una gran variedad de revistas que pretender ser la versión mexicana de GQ o Vanity Fair. El resultado de dicha ambición es un librero cubierto por portadas de modelos sensuales-seqsis-en-bikini-o-menos. Quiero pensar que mi reacción fue la normal para un hombre de mi edad: me quedé viendo un rato las portadas. Y durante ese rato consideré la posibilidad de comprar un par de las revistas. Pero después de ese rato comencé a molestarme, primero me desanimaron los precios y luego sentí que esta gente quería abusar de mi exceso de hormonas para sacarme como mínimo cien pesos por revista. Luego llegó ese sentimiento de lástima de que las mujeres sigan siendo un objeto en una portada. Supongo que los editores no quieren causar daño, simplemente necesitan una forma para ganar dinero y como dicen de vez en cuando: el sexo vende. Ya ni siquiera compré la revista con la columna de Yépez. Salí sin revista, con las hormonas revueltas. Medio jodido. Por lo menos no perdí dinero en el proceso.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

FAIL!

JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA

Cicardi dijo...

No hay que ser codo: simplemente no hay que andar gastando en precios excesivos para seguir enriqueciendo al Slim.
Yo he visto la revista de Guitar World, sólo que ya no la venden en el sanborns. Supongo que la gente sigue prefiriendo las de viejas en bolas, coches y chismes.
Saludos.

stevie dijo...

y la rolling stone gabacha, cuando la tienen, ya cuesta como 90 varos. subio 30.
se vale ser codo y se vale quejarse.

the lines on my face dijo...

antes compraba unas revistas de diseño, arte, arquitectura y letras libres, la national, algunas veces unas de fut, pero ahora cuando no tengo nada que hacer y también decido entrar al sangrons, me enojo así como tú te enojaste al final, no porque hablen mis hormonas, sino por ese excesivo uso del cuerpo femenino anoréxico o extra voluminoso que vende tanta cosa que más de la mitad de las veces ni informa nada... eeen fin, ya mejor no me quejo ;) saludines

5inister dijo...

Por cosas como esa la piratería triunfa... "Do what you want 'cause a pirate is free"

Sólo para que te sientas mejor te digo que una vez me volví malvado y me robé los cubiertos y un plato de un Samborn's.

Andrés dijo...

tambien se objetifica el cuerpo masculino en las revistas, y hasta donde me han platicado los articulos de playboy siguen siendo retebuenos, aunque la verdad la unica revista pornografica que he visto completa es una setentera que encontre entre cosas viejas de mi papa cuando estaba en la primaria, y de esa si no supe si los articulos eran buenos.

 
Creative Commons License
No uso acentos por flojo blog is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 2.5 México License.